Dear Charlotte - Miss Hill: Our weather here may be replica watches warm, and here England is cold and wet the way it? Today, we're also the Naval Academy football team played a Navy League opponents using a battleship, replica watches mostly fireman, very stout body, there are specific one meter nine big. As breitling replica watches usual, our exquisite technique won a victory in six games left breitling replica watches with the situation, we ranked third inside the league the initial degree of the Navy team, with the to begin three balls Gap, what exactly difference because training voyage and falling is often a step recovery. When we could make up for replica watches recently before graduating regret we did not win the replica watches championship, this is a a number of how perfect things.
Materiales textiles para el verano

Todos sabemos lo importante que es estar confortable cuando practicamos nuestra afición. Aprovechando que se acerca el calor estival, quiero compartir con vosotros esta información que, la siguiente vez que vayamos a renovar nuestro vestuario, nos ayudará a escoger nuestras prendas con mejor criterio.

Pero para entender los conceptos que más adelante expondremos comencemos por el principio:

¿Por qué sudamos?

A pesar de que el cuerpo humano puede soportar una enorme variedad de temperaturas externas, la temperatura interna optima de nuestro organismo se mueve en un estrecho margen de 36,5 y 37 grados.

Hay dos factores que hacen aumentar nuestra temperatura corporal: La temperatura ambiente y la actividad física.

En cualquiera de los dos casos, cuando la temperatura corporal asciende por encima de los 37 grados, nuestro organismo pone en marcha una serie de mecanismos destinados a enfriar nuestro cuerpo. El primer mecanismo es una vaso dilatación de la red capilar cerca de la piel. Los capilares se dilatan y dejan circular mucha más sangre, permitiendo de esta forma que parte del calor acumulado en nuestro riego sanguíneo sea disipado por la red superficial de capilares de una forma muy similar a cómo lo hace un radiador en un coche. Sin embargo esta medida por si sola, tiene una eficacia limitada y su eficiencia se ve completada por el segundo mecanismo: La sudoración.

Cuando nuestro cerebro detecta que la temperatura de nuestro cuerpo está aumentando, da señal a las glándulas sudoríparas colocadas en toda nuestra piel para que extraigan líquido del organismo y lo expulsen al exterior en forma de sudor. ¿Porqué? ¿Qué pretende nuestro cuerpo al expulsar líquido?

Antes de entrar en materia, abramos un paréntesis y haremos un pequeño experimento casero para reflexionar sobre un fenómeno.

Llenaremos dos vasos idénticos, cada uno con un dedo de agua. Cogeremos uno de los vasos y verteremos su contenido sobre una superficie plana impermeable del tamaño de una mesa mediana o grande. Con cualquier cosa, como por ejemplo una tarjeta de crédito, extenderemos esa agua para formar una fina película uniforme de agua sobre toda la superficie de la mesa. Dejaremos el otro vaso a un lado de la mesa, sin tocarlo, esperamos unos minutos. Pronto observaremos cómo la mesa se seca mientras que el agua del otro vaso sigue ahí. ¿Qué ha pasado con el agua que se ha secado?

Se ha evaporado. Efectivamente, cuando el agua se dispone en una película delgada en contacto con el aire, se produce una reacción endotérmica espontánea que provoca que las moléculas de agua pasen de estado liquido al gaseoso. Eso es lo que permite que una cantidad de agua repartida en una superficie se evapore en cuestión de minutos mientras que el agua del vaso seguirá ahí durante horas e incluso días. Es el mismo mecanismo que permite que los suelos se sequen después de pasar la fregona (¡y el porqué siempre nos advierten que no pongamos demasiado agua en la fregona!)

Hay otro aspecto de la reacción endotérmica: Cuando una molécula de agua pasa de estado líquido a estado gaseoso, consume calor. Y ¿de donde obtiene el calor? De la superficie en la que estaba depositada el agua. Si hubiéramos medido la temperatura de la mesa antes de verter el agua sobre ella y la hubiéramos medido después, veríamos que después estaría más fría y no se debe a que el agua haya enfriado la mesa, si no a que el proceso de evaporación ha absorbido calor de la mesa y por lo tanto ha provocado que la temperatura caiga. Si me permitís una nota nostálgica, recuerdo a mi abuela en las tardes de verano, salpicando agua de un cubo en el suelo del patio para refrescar el ambiente y aunque mi abuela no sabía nada de reacciones endotérmicas y evaporaciones, no puedo por menos que maravillarme ante la efectividad que se escondía tras esa sabiduría popular.

Visto esto, volvemos al cuerpo y como ya habréis deducido, lo que nuestro cuerpo busca al generar sudor, es provocar una reacción endotérmica que haga bajar la temperatura de la piel cuando se evapore el sudor, de esta forma, el radiador corporal puesto en marcha con la dilatación de capilares cutáneos también es más efectivo ya que la piel estará mas fría y también enfriará el fluido sanguíneo más eficientemente.

Este mecanismo es el fruto de siglos de evolución. Pero hay que tener en cuenta, que hasta hace relativamente poco tiempo, la higiene de nuestros días era desconocida por nuestros ancestros, por lo que la piel de un antepasado cavernícola estaba cubierta de suciedad, aceites corporales, mugre, grasas, etc.

De la misma forma que nos sería imposible fijar una gota de agua sobre una superficie aceitada, la sucia piel de nuestros antepasados, les permitía deshacerse del exceso de sudor, que incapaz de fijarse sobre el cuerpo, caía rápidamente al suelo y que lo poco que quedaba formara una fina película sobre el cuerpo, como el agua sobre la mesa (o una fregona con poca agua). Sin embargo, la higiene en la que vive el hombre actualmente, provoca que debido a la ausencia esos aceites y grasas naturales, las gotas de sudor, en lugar de expandirse o desprenderse, quedan perladas sobre nuestra piel formando gruesas capas de liquido que retardan el proceso de evaporación de una forma crítica.

Para acabarlo de arreglar, nos cubrimos con prendas de vestir, que al empaparse de sudor, impiden el paso del aire y generan microclimas entre nuestra piel y el exterior con una elevadísima humedad ambiental que dificulta y retarda aún más el proceso de evaporación. Con lo que, en esas situaciones, comenzamos a sudar y nuestro cuerpo transpira más y más en un vano intento de enfriarse, sin conseguirlo. Vertiendo más y más sudor que lo único que hace es empeorar el cuadro, aumentando el volumen de liquido y dificultando el arranque espontáneo de la reacción endotérmica y empapando tejidos que van a ralentizar y dificultar aún más el proceso de evaporación del sudor.

Afortunadamente la técnica textil viene en nuestro socorro.

Clasificaremos las prendas por su funcionalidad en 3 niveles:

NIVEL 1: Prendas que empapen el sudor, alejando las gotas de sudor de nuestra piel, y en todo caso, dejando sobre la piel una fina película que pueda evaporarse espontáneamente casi al momento. Aún estando empapada la prenda debe seguir permitiendo el paso del aire.

El algodón y otras fibras naturales, son capaces de absorber un 15% de su peso en líquido. No hay fibra sintética que absorba tanto, Sin embargo, una vez que las prendas quedan empapadas no dejan que el aire siga circulando por la prenda y se generará un microclima que nos resultará muy poco confortable.

Las prendas de fibras sintéticas hoy en día son capaces de aportar exactamente el mismo tacto (o casi) que una prenda de algodón, pero están hechas de materiales sintéticos como el supplex (poliamida) que permiten un adecuado grado de absorción sin impedir que el aire siga circulando por la prenda. Una camiseta o un pantalón hecha con uno de estos materiales puede costar dos o tres veces lo que cuesta su versión de algodón, pero notareis la diferencia.

Cada firma comercial, ya sea Adidas, Nike, Decathlon, Asics, etc. tiene su propio etiquetaje para estas prendas, Así, tenemos Novadry (decathlon), Climacool (Adidas), etc.

Para salir de dudas, os recomiendo hacer lo que yo: llevarse a la tienda un pequeño gotero o frasquito de colirio con agua. Si es una tienda, pedidle permiso al dependiente o si es una gran superficie, hacerlo disimuladamente: dejad caer una gota de agua sobre la prenda:

1.- La gota debe penetrar totalmente en el tejido en menos de un segundo.
2.- La gota debe expandirse muy rápidamente por el tejido. En un círculo cada vez mayor.
3.- Si tocamos el centro de la marca de mojado no lo notaremos mojado al tacto, solamente estará húmedo.
4.- la gota debe estar seca en 10 minutos.

NIVEL 2: Además de succionar el sudor, la prenda utiliza hilatura o acabados especiales que permiten que las gotas de sudor se expandan por el hilo. Favorece que además de la propia en nuestra piel, haya otra reacción endotérmica en el propio tejido, La evaporación se nutre de calor absorbiéndolo del tejido, con lo que hace que éste baje su temperatura. Al tener el tejido en contacto con nuestra piel, se produce un refrescante intercambio de temperatura entre el tejido y nuestra piel. La gota de agua debe secarse en apenas 6 minutos. Además de las consabidas etiquetas propias de cada marca (clima cool, novay-dry, climalite, etc.) veremos etiquetas de hilos especiales como CoolMax Active, Intera o Dual Comfort system.

CoolMax es un hilo de poliester especial único en el mundo que tiene una sección especial que está específicamente diseñada para expander el sudor y permitir su rápida y eficiente evaporación, enfriando la prenda en el proceso.

Hay tres tipos de CoolMax:

CoolMax Everyday: La presencia de hilo de CoolMax en la prenda es puramente testimonial, y es más una excusa para cobrar más que la ventaja que apreciaremos por la presencia de coolMax en la prenda.

CoolMax Active: Importante porcentaje de hilo de CoolMax en la prenda. Las ventajas son apreciables pero el precio también lo es. A diferencia de Coolmax extreme, donde las prendas están básicamente hechas de coolmax en su integridad, esta configuración permite construir mezclas interesantes, por ejemplo, pantalones con cordura en el exterior para optima resistencia a la abrasión y coolmax en el interior (hechos con tejido Dryskin del tejedor austriaco Schoeller, llevan una etiqueta distintiva).

CoolMax Extreme: (nivel 3) La prenda está casi o exclusivamente compuesta de coolmax Son prendas caras y difíciles de encontrar ya que no hay muchos tenderos que se arriesguen a comprarlas por miedo de que se le queden en stock. Por el mismo motivo las empresas confeccionistas las fabrican con cuentagotas.

Cuando veáis prendas con el característico termómetro azul de coolmax, significa que están hechas o contienen con hilo de coolmax. mirad si debajo del termómetro aparece Everyday, Active o Extreme para saber a que atenerse. También tened en cuenta que el coolmax, (al igual que otros poliésteres) tiene una baja resistencia a la abrasión y que en sus presentaciones con tacto más algodonero, la prenda comenzará a hacer bolitas enseguida en los puntos donde haya más fricción. (es normal e inevitable) Las versiones con tacto sintético son más resistentes a la abrasión.

Dual comfort system es un sistema químico que se aplica sobre cualquier fibra y permite que ésta extienda el líquido de forma parecida al coolmax hasta que se alcanza el punto en que el sudor está tan extendido que comienza a evaporar. Dual comfort system soportará bien alrededor de 20-30 lavados, luego, la prenda irá perdiendo propiedades.

Intera es un proceso similar al Dual Comfort System, pero en este caso, el tratamiento químico consigue una polimerización permanente de la superficie del hilo tratado por lo que el tratamiento no se va con los lavados y es totalmente permanente.

NIVEL 3: Este es el territorio exclusivo del CoolMax Extreme y de Intera sobre micro fibras. Es el tipo de productos con el que se hacen las prendas de los deportistas de elite. Una gota de agua tarda solo un par de minutos en secarse totalmente como si nunca hubiera estado allí.

Además de reunir ventajas del Nivel 2, (gran nivel de succión y evaporación). El hilo de la prenda está específicamente diseñado o tratado. Cada hilo se compone de múltiples filamentos (a veces más de 100 filamentos por hilo) para multiplicar la superficie disponible para expansión de la película de agua y por lo tanto obtener un altísimo ritmo de evaporación. Cuanto más calientas la prenda con calor corporal, más rápido evapora ésta el sudor y por lo tanto más se enfría hasta que llega a un punto de equilibrio entre el aporte de calor de nuestro cuerpo y el enfriamiento de la prenda, que es cuando se alcanza un punto de termorregulación que nos permite mantener un ritmo de esfuerzo en condiciones mantenibles sin sudoraciones excesivas.

Son prendas caras pero valen la pena. Su funcionamiento es excepcional y ofrecen un nivel de confort que satisfará al más exigente en climas absolutamente tórridos.

Para completar y rematar el tema del textil de verano, me he decidido a hacer un recorrido de tienda virtual.

Podréis ver alguna foto y una estimación de precio de lo que valen este tipo de prenda y os recomendaré una serie de fabricantes que trabajan este tipo de material.

Para comenzar, iremos a tiendas que tengan productos de trekking o sección de trekking.

Independientemente del calzado que llevemos, en verano se suda, y bastante! así que no está de mas que le echemos un vistazo a los calcetines. Los veréis que los hay de varios tipos, con coolmax y sin coolmax. Los de coolmax, obviamente son más frescos y confortables, pero tened en cuenta que tienen tendencia a hacer bolas con el frote con las botas. Asimismo, hay que tener en cuenta que para que el conseguir sacar el máximo de rendimiento a un calcetín de coolmax, el calzado debe ser transpirable y permitir la aireación (si la bota es una de estas impermeables de invierno, por mucho coolmax que llevemos, el sudor se condensará de nuevo dentro de la bota). Por ejemplo, una bota con suela sintética y el cuerpo de lona, es ideal para el verano y totalmente transpirable (alrededor de 6 euros en Decathlon).

Luego iremos a ver el tema de camisas o camisetas. Aquí, todo depende de lo que nos queramos gastar. Por ejemplo, esta de Perry Ellis está muy bien, pero el precio es para tenerlo en cuenta. (55 euros) Aunque si buscamos bien podemos encontrar un buen material por alrededor de 40 euros. Si en la tienda de trekking no encontráis lo que buscáis, no desesperéis, ir a una tienda donde tengan running y allí encontrareis camisetas técnicas de todo tipo estilo y color!.

Con respecto a los pantalones, mi consejo es que busquéis algo que os vaya a durar mucho. Ya que se invierte dinero, mejor que dure, ¿no?. Lo que pediremos serán pantalones ligeros con Cordura y CoolMax... (o Intera...etc....)

Cordura es un hilo especial de poliamida que mediante un proceso de fabricación muy específico (taslanizado) se consigue que el hilo forme unos cristales en su estructura. Estos cristales son increíblemente resistentes a la abrasión y al roce. Un tejido de Cordura es capaz de aguantar con éxito pruebas de roce y rotura insólitas e impensables para otro tipo de tejidos o fibras naturales.

Para daros una idea... Cordura resiste la abrasión 4 veces mejor que el nylon. Los correajes, cartucheras, bolsas de munición, etc.. del ejercito sólo están hechos con cordura. Los mejores barbours de rista, son los que están hechos con cordura ya que garantizan que si te caes de la moto no te dejarás la piel sobre el asfalto en el sentido más literal de la palabra.

Existen en el mercado pantalones de trekking cuya capa exterior está hecha de cordura y la interior, en contacto con la piel, es coolmax. Este "sandwich" es extremadamente ligero de peso y aparte de muy resistentes, son altamente confortables. También encontrareis versiones de pantalón sólo con Cordura tratada con Intera: Indestructibles.

Pedid en vuestra tienda que os enseñen los pantalones (o el catalogo) de Mammut, lowe Alpine, Arc´teryx, The North Face, etc.. hay auténticas virguerías de pantalón con tejidos como Schoeller o IBQ (Fabricantes de tejidos técnicos). Sin embargo, os van a exigir que os rasquéis el bolsillo a nivel europeo.

Lamentablemente, en España, la gran mayoría de confeccionistas de prenda de montaña o deportiva, técnicamente hablando, siguen en la edad media, sin embargo existen unos pocos, poquísimos, fabricantes que tienen productos técnicamente a nivel europeo ¡pero con precios de aquí!. Si en la tienda no encontráis lo que queréis, hablad con el tendero y si os permite encargar piezas seleccionándolas de los catálogos de sus proveedores, pedidle que os deje ver el catálogo de uno de estos cuatro fabricantes españoles:

Grifone (Textil Seu)
Ternua (Import Arrasate)
Trango (Casa Artiach)
Solo Climb


Buscador



Tallas

Acceso distribuidores

English version  Versión en castellano